martes, 20 de enero de 2009

A veces los sueños se cumplen

Hoy es uno de esos días en los que uno tiene más argumentos para inculcar a los alumnos el significado, la trascendencia de la Historia. En clase, esta mañana, citaba a tres hombres con sueños de tiempos mejores, esperanzados en un futuro más igualitario entre los seres humanos, y cuyas vidas fueron truncadas por la violencia de la sinrazón. No son tres casualidades; sus asesinatos son el signo inequívoco de la intolerancia. Un momento apropiado para recordar algunas frases que hoy refuerzan su sentido.








"Si la esclavitud no es injusta, entonces no hay nada injusto."
"Al no querer ser esclavo, tampoco quiero ser amo."

Abraham Lincoln.
Fue asesinado el 14 de abril de 1865.






"Debe ser posible, a corto plazo, que todo estadounidense pueda disfrutar de los privilegios de ser estadounidense sin importar su raza o color. A corto plazo, todo estadounidense debe tener el derecho de ser tratado como le gustaría ser tratado, como a uno le gustaría que trataran a sus hijos."

John Fitzgerald Kennedy.
Fue asesinado el 22 de noviembre de 1963.






"Sueño que un día, en las rojas colinas de Georgia, los hijos de los antiguos esclavos y los hijos de los antiguos dueños de esclavos, se puedan sentar juntos a la mesa de la hermandad."

Martin Luther King.
Fue asesinado el 4 de abril de 1968.

3 comentarios:

Mar Romera dijo...

Espero y deseo que al nuevo presidente no le espere el mismo final trágico...

Mil saludos.

Pablo Méndez S. dijo...

¡Y yo, y yo...! No pretendía hacer ese paralelismo, por supuesto, aunque entiendo que pueda inducir a error... Gracias, Mar.

BIPOLAR dijo...

Parece que un hombre libre no puede expresar su pensamiento sin que los demás lo perciban como un amenaza.